Abdominoplastia
2 marzo, 2020
Tecnología Tensamax
18 marzo, 2020
Show all

Aclarando términos

Para quienes no se sienten familiarizados con el tema, la braquioplastia es una especie de liposucción en brazos con el mismo objetivo de la liposucción convencional. Es también denominado como la cirugía de levantamiento de brazos.

¿Qué es y para qué sirve?

La braquioplastia es un procedimiento quirúrgico en el que se hace una remoción de la grasa y la piel excedente entre la axila y el codo para mejorar el aspecto de la parte superior de los brazos. Es común que esta cirugía se combine con liposucción, lipoescultura o lipectomia, según lo considere el especialista.

Con los años la gravedad se convierte en la enemiga de las personas hasta el punto de impedirles despedirse con naturalidad levantando los brazos, y aunque se practique ejercicio este no soluciona el problema de elasticidad de esta zona del cuerpo porque es una piel más fina, tiene poca elasticidad y es poco vulnerable al ejercicio. Por eso la braquioplastia resulta una excelente solución para eliminar la flacidez y elasticidad en los brazos.

Beneficios de la braquioplastia

Algunos de los beneficios de la braquioplastia son la armonía y tranquilidad que consigue la persona al levantar sus brazos para realizar actividades diversas. El poder mostrar los brazos sin timidez y lucir esas prendas que estaban guardadas en el ropero o adquirir aquel vestido que no se habían permitido comprar por temor a cómo se vería.

Otro de los beneficios es la confianza y el bienestar personal que esta cirugía le proporciona a los pacientes y que la cirugía también puede llevarse a cabo para eliminar los signos del envejecimiento.

Pacientes ideales

Si usted no puede saludar con tranquilidad, si ya no usa blusas de tiras porque no se siente orgulloso/a de exhibir sus brazos, si ha sufrido pérdida de peso y ahora nota un exceso de flacidez en la parte superior de los brazos, probablemente usted es un paciente ideal para braquioplastia.

Además de estas consideraciones, el paciente de braquioplastia debe gozar de un buen estado de salud en general y tener un peso normal o haber sufrido una pérdida de peso significativa que le ha proporcionado flacidez y exceso de piel en la zona superior de los brazos.

Aquellos pacientes que tienen afecciones médicas que interfieren en la curación de las heridas, consumen tabaco o tienen problemas de sobrepeso o cambios frecuentes del mismo, deben consultar con el especialista estas condiciones antes de someterse al procedimiento.

Técnicas de la braquioplastia

Cada especialista determina el tipo de incisión o técnica que es más apropiado para cada caso, generalmente hay tres tipos de incisiones:

  • En la primera se hacen pequeñas incisiones para eliminar depósitos de grasa con el apoyo de una lipoescultura, así se disminuye el grueso del brazo y se obtiene una apariencia natural. Es recomendado para pacientes con buena capacidad elástica, para que la piel pueda recogerse una vez se extrae la grasa.
  • La segunda técnica es una incisión corta debajo de la axila por la que se extrae el tejido graso y la piel. En esta técnica también puede usarse la lipoescultura que termine de moldear el brazo.
  • Finalmente para los casos más severos, se hace una incisión más grande que las anteriores, esta es desde la axila hasta el codo y permite eliminar el exceso de piel. El especialista determina si se hace en la parte interna o externa.

Visibilidad de las cicatrices

En la braquioplastia las cicatrices pueden tomar un año para madurar, lapso en el que es aconsejable el uso de filtro solar para impedir que las cicatrices se tornen oscuras por el efecto de los rayos ultravioleta.

La visibilidad de las cicatrices depende de la técnica usada y el área en donde se realice, en la mayoría de los casos del Dr. José Suárez las cicatrices no son visibles y con el paso del tiempo se van difuminando hasta casi desaparecer.

Pre y Postoperatorio

Los pacientes que van a ser intervenidos en braquioplastia deben evitar semanas antes determinados medicamentos como la aspirina, los antiinflamatorios y suplementos herbáceos. De igual forma es importante contar con el acompañamiento de un familiar o persona cercana durante la cirugía y la recuperación.

Antes de la operación es fundamental realizar los exámenes médicos que el especialista determine, revisar la historia clínica y analizar junto al cirujano las expectativas y los posibles resultados, aclarar las dudas y verificar la calidad tanto de la clínica como del equipo humano de trabajo. Luego de la cirugía el paciente queda con vendajes elásticos que no aprietan para cubrir las incisiones y disminuir la inflamación.

También es probable que se dejen drenajes. Los cuidados que el paciente debe tener en el postoperatorio de la braquioplastia implican evitar elevar los brazos sobre el nivel del hombro durante las primeras tres o cuatro semanas, no hacer ejercicios que impliquen el uso de los brazos durante los primeros dos meses, tomar los medicamentos indicados por el especialista y seguir sus recomendaciones pare evitar infecciones y obtener mejores resultados.

Es importante que luego de la intervención el paciente siga una dieta saludable que le permita disfrutar los resultados por largo tiempo, pues se debe tener en cuenta que los cambios de peso afectan los resultados. Así mismo, esta dieta debe estar acompañada de un ejercicio físico constante.

× ¿Cómo podemos ayudarte?